AmiChile 

Asociación de Mitilicultores de Chile

Blanco 324 Of. 501  Castro. Chiloé

Fono : 65 2630071

Buscar
  • AmiChile

Un proyecto relaciona diversidad de la acuicultura marina con el desarrollo de los países

La acuicultura es cada vez más un componente importante en la alimentación del mundo, y la tendencia, a pesar de que tenga sus detractores, ha sido señalada por organizaciones tan importantes como la FAO, como una de las más firmes para contribuir a soluciones a la seguridad alimentaria a largo plazo.

A pesar de los ataques que sufre la actividad por problemas relacionados con la sostenibilidad, principalmente en países donde ha tenido un crecimiento intensivo, es más que evidente que es una actividad para producir proteína que será cada vez más importante a medida que la población mundial continúe aumentando y alcancemos los límites sostenibles de otros tipos de producción de alimentos terrestres.

Por ello, es importante comprender los patrones de desarrollo a nivel mundial, para una gestión eficiente que garantice el desarrollo económico, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental de la industria.

Con objeto de aportar información al debate, la investigadora postdoctoral de la FSU Rebecca Gentry, la estudiante de doctorado Elizabeth Bess Ruff y la profesora asistente de Geografía, Sarah Lester, de la Universidad Estatal de Florida, han analizado datos desde 1950 hasta 2016 de más de 100 países de todo el mundo, para examinar diferentes trayectorias en el desarrollo de la producción acuícola marina en general y grupos específicos de especies de peces y mariscos.

En el estudio, publicado en Nature Sustainability, encontraron que, en aquellos países que contaban con una producción relativamente estable se cultivaba una mayor diversidad de especies que en los países con otras trayectorias de desarrollo.

Según esto, los países con una maricultura estable producen 15,2 especies en promedio, en comparación con los que producen 6,5 y han visto colapsar su producción. Según estos resultados, la investigadora Lester sugiere que aumentar la diversidad de los cultivos podría apoyar una producción de mariscos más robusta y resistente.

Además, se encontró que este tipo de especies cultivadas tenía una conexión positiva con la trayectoria de desarrollo del país. En este sentido, destacan cómo los países que comienzan con el cultivo de mejillones u ostras, tenían más probabilidades de tener una producción estable, que los países que comenzaron con la cría de peces.

Otro descubrimiento del análisis de estos datos fue que la gobernanza y los indicadores económicos estaban relacionados con las trayectorias de producción de la maricultura. Así, por ejemplo, los países de baja producción tendieron a tener puntajes anuales más bajo de PIB, menor calidad regulatoria gubernamental y menores niveles de conectividad a Internet. Además, observaron que el equipo investigador demostró que muchos países habían estabilizado su producción de maricultura a un nivel inferior a su productividad potencial.

Esto indica que la gobernanza, los cambios regulatorios o económicos podrían desbloquear más oportunidades de crecimiento. Las regulaciones ambientales son importantes para prevenir el deterioro ambiental significativo, el sobredesarrollo local y las prácticas agrícolas insostenibles; sin embargo, señalan, para aquellos países que actualmente no están alcanzando su potencial de maricultura, vale la pena considerar políticas para alentar un crecimiento reflexivo.

El estudio es solo una parte de un proyecto más grande financiado por la Fundación Nacional de Ciencias dirigido por Lester que está examinando los impulsores socioeconómicos y ecológicos del desarrollo de la acuicultura marina.


Fuente: MisPeces.com




0 vistas