Buscar
  • AmiChile

Industria acuícola y pesquera de Noruega se prepara para operar en una nueva realidad

A medida que Noruega reabre su economía, muchos productores de alimentos del mar se enfrentan a un mercado muy diferente al de hace solo dos meses.


Poco a poco el Gobierno de Noruega ha ido permitiendo la reapertura del país después de frenar con éxito la propagación del covid-19 (coronavirus).


Es así como escuelas, guarderías y algunos negocios, como peluquerías y fisioterapeutas, que estuvieron cerrados desde el 12 de marzo, pueden abrir nuevamente siempre que demuestren cumplir con los estrictos requisitos para las medidas de control de infecciones.


Por su parte, la industria acuícola-pesquera noruega, que es el segundo mayor exportador de alimentos del mar en el mundo, ha estado en pleno funcionamiento durante todo el bloqueo, al ser clasificada como una función crítica de la sociedad. Pero a medida que Noruega reabre su economía, muchos productores de alimentos del mar se enfrentan a un mercado muy diferente al de hace solo dos meses.


Ajustándose a las nuevas demandas de los consumidores


“La pandemia ha provocado cambios masivos en el comportamiento del consumidor y ha provocado cambios en los hábitos alimenticios y de compra de las personas que probablemente durarán mucho más que cualquier bloqueo. No obstante, la industria acuícola-pesquera noruega ha demostrado ser ágil, se está adaptando a nuevas formas de trabajo y satisface las demandas cambiantes de los consumidores”, comienza sosteniendo la directora ejecutiva (CEO, por su sigla en inglés) del Consejo Noruego de Productos del Mar (NSC, por su sigla en inglés), Renate Larsen.


Uno de los principales cambios experimentados es el crecimiento de las compras minoristas y en línea, ya que las personas en todo el mundo se quedan cada vez más en sus hogares y preparan comidas juntas.


En el comercio minorista, puntualmente, hay una mayor demanda de productos de conveniencia y alimentos del mar preparados, así como aquellos con fechas de caducidad más largas, como congelados, secos y salados. Un ejemplo: los datos de exportación de Noruega para marzo muestran que los volúmenes de bacalao congelado han aumentado un 18 por ciento en comparación con marzo de 2019.


“La imagen es un poco diferente de un mercado a otro, dependiendo de la especie, los desafíos logísticos y la exposición de la industria al mercado de restaurantes ahora en gran parte cerrado. Además, los datos de exportación probablemente no muestran la imagen real en los mercados. Si bien la situación del salmón se estabiliza en cierto grado, para otros productores y especies, los verdaderos impactos de la crisis apenas comienzan a materializarse por completo”, subraya la CEO.


Sobre los restaurantes, Renate Larsen dice que el mercado de este tipo de locales “ha desaparecido casi de la noche a la mañana, y muchos de los productores que realizan entregas a este segmento están trabajando arduamente para encontrar nuevos mercados para sus productos exclusivos de clase mundial”. Eso sí, aclara que los restaurantes volverán a abrir en algún momento, y ya han comenzado a normalizarse en algunos mercados, particularmente en Asia, “pero no hay duda de que las consecuencias de esta pandemia se sentirán por mucho tiempo”.


En ese contexto, señala la desaceleración económica mundial pronosticada, el alto desempleo y la reducción en el poder adquisitivo de los consumidores, que podrían afectar el mercado de restaurantes a largo plazo.


“Los restaurantes también buscarán salvaguardarse para eventos futuros tal vez continuando con la diversificación de su oferta como lo hemos visto durante la pandemia, con establecimientos de alto nivel que ofrecen comida para llevar o kits de comida para los clientes”, precisa Renate Larsen.


A largo plazo


“Es probable que muchos de los cambios que vemos ahora se afiancen también a largo plazo. Los nuevos clientes se están acostumbrando a las compras en línea, y las personas pueden descubrir que disfrutan cocinar más en casa”, sostiene la representante del NSC.


“Eso podría ser una oportunidad para el seafood, ya que las personas cada vez más quieren llevar vidas más saludables y más conscientes del medio ambiente. Al mismo tiempo, no hay duda de que la reducción del poder adquisitivo será un desafío para muchos en el futuro”, puntualiza.


Operatividad


En general, las exportaciones noruegas de productos del mar han estado funcionando sin problemas durante la crisis sanitaria, aparte de algunos desafíos logísticos, particularmente en lo que respecta a los fletes aéreos. Esto también se ve en las cifras de exportación, publicadas por el NSC semanalmente.


Ello se evidencia en que todas las partes de la industria noruega y los socios de procesamiento en el extranjero han estado operativos durante los bloques por la pandemia, incluidas las autoridades de seguridad alimentaria y el trabajo de investigación que formará la base para las predicciones de capturas futuras y similares.


“Todavía es un momento muy desafiante para muchos, y hay muchos obstáculos que superar en el horizonte, pero esta crisis nos ha demostrado que la industria acuícola-pesquera noruega y el sistema comercial global funcionan también en una crisis. Y me enorgullece formar parte de una industria que está avanzando y encontrando formas de trabajar durante un período verdaderamente sin precedentes. El espíritu de colaboración y el impulso demostrado por los pescadores y las mujeres, acuicultores, los procesadores, los trabajadores del transporte, los organismos reguladores y todos los demás que participan en el viaje de nuestros alimentos desde los fiordos hasta las mesas de los consumidores, han sido inspiradores”, expresa Renate Larsen.


Fuente: Aqua


9 vistas

AmiChile 

Asociación de Mitilicultores de Chile

Blanco 324 Of. 501  Castro. Chiloé

Fono : 65 2630071