Buscar

BAP toma posición contra la desigualdad en la industria acuícola

«Los derechos humanos y el desarrollo sostenible están intrínsecamente vinculados», enfatiza la gerenta de Responsabilidad Corporativa de Best Aquaculture Practices (BAP).


Desde 2009, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha celebrado en el 20 de febrero de cada año el Día Mundial de la Justicia Social. Y en esta oportunidad, la ONU eligió centrarse en cerrar la brecha de desigualdades en todo el mundo: «Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género, o los derechos de los pueblos indígenas y migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras a las que se enfrentan las personas debido al género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad», subrayó el organismo global.


«Desde pescadores hasta acuicultores y procesadores, la desigualdad afecta a los empleados que componen la columna vertebral de la industria mundial de productos del mar. Cuando aumentamos la igualdad, aumentamos el potencial económico de una persona, el crecimiento de la industria, la innovación y el éxito. Los derechos humanos y el desarrollo sostenible están intrínsecamente vinculados. Los océanos saludables fomentan comunidades saludables y aseguran medios de vida. Es importante pensar en la responsabilidad ambiental y social en conjunto cuando se toman decisiones de compra de alimentos acuícolas-pesqueros», expresó la gerenta de Responsabilidad Corporativa de Best Aquaculture Practices (BAP), Avery Siciliano.


Es por eso que en BAP aseguran estar adoptando un enfoque holístico al cubrir los cuatro pilares de la producción responsable de acuicultura: seguridad alimentaria, sostenibilidad ambiental, responsabilidad social y bienestar animal.


En esta línea, Avery Siciliano afirma que ese enfoque promueve centros de cultivo y sistemas de procesamiento que se preocupan por el impacto de su producto, no solo el entorno en el que se cultiva, sino también las personas que contribuyeron a su éxito.


«Los estándares de certificación BAP promueven activamente la igualdad en el lugar de trabajo. Casi todos los requisitos de BAP están relacionados con la igualdad y la no discriminación. Los requisitos específicos de salarios y beneficios para todos, incluidos los trabajadores migrantes, subcontratistas y mujeres, ayudan a proteger a las poblaciones más vulnerables. Garantizar que las horas de trabajo y las horas extras sean consistentes con las mejores prácticas internacionales no solo proporciona una compensación justa y justa, sino que ayuda a crear un ambiente de trabajo seguro. Y al exigir la no discriminación en términos de contratación, compensación y capacitación, nuestros estándares se esfuerzan por cerrar la brecha de desigualdades», puntualizó la ejecutiva, esperando que «todos se unan por la justicia social, y sepan que la etiqueta BAP significa que se trata alimentos del mar cultivados de manera ética y responsable».


12 vistas0 comentarios