EL ESTUDIO DICE QUE EL CHORITO CHILENO ES UNA ESPECIE DISTINTA, QUE TUVO UNA “EVOLUCIÓN ÚNICA” EN LA COSTA SUDAMERICANA DEL PACIFICO

Un descubrimiento del naturalista francés Louis Hippolyte Hupe fue ninguneado por la ciencia durante 26 años. En 1854, como miembro de una expedición a América del Sur, encontró un molusco en las costas chilenas y lo calificó como especie nueva: un chorito que el tiempo consagró como Mytilus chilensis. Los libros le dieron todo el crédito a Hupé, hasta 1991, cuando el investigador estadounidense John McDonald le hizo pruebas genéticas a este chorito y estableció que no se trataba de una especie nueva, porque genéticamente era igual que el Mytilus platenses, que otro naturalista francés, Alcide d’Orbigny, descubrió en las costas de Uruguay en 1847.

A pesar de eso, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) siguió considerándolo Único y Chile se transformó en el segundo productor del mundo de este molusco bivalvo filtrador, que habita en profundidades no superiores a los diez metros y que puede llegar a medir ocho centímetros de largo.

Las granjas de cultivo en la Décima región, alcanzan hoy un gran desarrollo. Sin embargo, varios compradores tuvieron dudas. ¿Era realmente distinto? “Algunos productores o plantas de proceso habían venido teniendo algunos problemas con los clientes en Europa. Había mucha confusión acerca de la validación del Mytilus chilensis como especie endémica chilena. No teníamos instrumentos científicos válidos que permitieran decir ciertamente que ésta era una especie con características que lo hacían especial”, dice Cristian Segura, biólogo marino, doctor en ciencias y jefe de Proyectos del Instituto Tecnológico de la Mitilicultura (Intemit).

Por iniciativa de este organismo, un grupo internacional de investigadores sometió al Mytilus chilensis o chorito chileno a otras pruebas genéticas, con técnicas más modernas y precisas, que no habían sido desarrolladas en 1991, y el resultado fue que efectivamente se trata de una especie única. “Todos los análisis confirmaron la hipótesis de que el chorito azul chileno es genéticamente distinto de las especies de referencia Mytilus edulis,Mytilus galloprovincialis y Mytilus trossulus. Estos resultados fortalecen la hipótesis de una evolución única del chorito azul chileno en la costa sudamericana del Pacífico”, dice el estudio, que fue publicado en la revista internacional de investigación ” Evolutionary Applications”.

En estos estudios participaron dos académicos de la Universidad de Chile: María Angélica Larraín, doctora en ciencia y tecnología de los alimentos, de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas, y Cristián Araneda, doctor en ciencias biomédicas, de la Facultad de Ciencias Agronómicas.

(Fuente: Las Ultimas Noticias)

Share Button
Patagonia Mussel
Intemit
Labtox
Sercotec
Cartilla Nutricional
Link
Tabla Mareas